martes, 22 de mayo de 2018

Punto por punto


Aprende español callejeando por Madrid: Punto por punto
Calle Santa Feliciana

   
Algunas veces, palabras que parecen poco importantes, sobre todo porque son muy pequeñas, marcan una gran diferencia. Es el caso de los artículos, como vamos a ver comparando el nombre de este local de Madrid con otro que veremos más abajo.


Poner algo a punto es prepararlo para que pueda servir a una finalidad (por ejemplo, antes de hacer un viaje largo en coche es importante hacerle la puesta a punto), y estar a punto de hacer algo quiere decir que se va a hacer en un futuro próximo. La forma a punto puede significar cosas diferentes; ¿cómo la entendemos en este cartel? Como es un centro de estética, creo que seguramente se refieren al primer significado: si vamos allí, nos pondrán a punto, o sea, nos harán algunos cambios que nos servirán para estar más guapos (la finalidad de esto ya no está tan clara, cada uno la decidirá).

En cambio, en este bar usan la forma al punto, con el artículo el (a+el = al) delante, y eso cambia bastante el significado:


Aprende español callejeando por Madrid: Punto por punto
Calle Guzmán el Bueno


La expresión al punto puede significar 'inmediatamente, rápidamente', pero aquí tiene otro sentido más específico y que se usa más: se dice del grado de cocción de la carne que se hace a la plancha o asada. Esta es una expresión importante que necesitamos conocer para pedir la carne en un restaurante, porque siempre nos preguntarán cómo la queremos, y los grados más utilizados son:

1. Poco hecha
2. Al punto
3. Hecha
4. Muy hecha

Al punto es una cocción intermedia: la carne bien tostada por fuera y un 50% de rojo en el interior, más o menos.

Pero no son estas las dos únicas expresiones con esta palabra. En este otro bar encontramos otra muy propia de la lengua informal:

Aprende español callejeando por Madrid: Punto por punto
Calle Teruel


Y punto se utiliza para terminar una frase indicando que lo que hemos dicho termina la conversación, no hay nada más que decir. Así que se usa muchísimo para terminar (o intentar terminar) las discusiones. Viendo el nombre del bar, me imagino a un grupo de amigos que buscan dónde tomar algo: pasan por delante de varios bares, pero a uno no le gusta uno de los bares, a otro no le gusta otro, etc., hasta que uno de ellos dice: ¡Aquí mismo y punto!, o sea, ¡Vamos a este bar que está aquí y no hay más que hablar!

Otra forma de usar esta palabra en la lengua informal es decir que algo o alguien es un punto, o un puntazo (sobre esta expresión te hablé hace tiempo en la entrada Es un puntazo), como hacen en este anuncio de un bar, Gambrinus:

Calle Fuencarral



Hay otra expresión en la que se usa la palabra punto que me gusta mucho: poner los puntos sobre las íes. Quiere decir 'aclarar y explicar bien cosas que no estaban claras antes (y que podían ser o eran motivos de conflicto)'. Por ejemplo, podría usarse en una conversación entre compañeros de trabajo:

- Este tío se pasa el día jugando en el móvil y luego nos toca a nosotros hacer su trabajo.
+ Pues sí, y ya es hora de que le pongamos los puntos sobre las íes. Que le quede claro que no vamos a seguir cubriéndole.

Es verdad que, si escribimos a mano y no ponemos los puntos sobre la letra i, nuestra letra es mucho menos clara, se entiende peor, ¿no?

Bueno, pues con esto te he explicado, punto por punto ('con todo detalle') las expresiones en las que usamos la palabra punto.

Pero no quiero despedirme sin ponerte otra foto en la que aparece esta palabra punto, porque me hizo mucha gracia verlo:

Aprende español callejeando por Madrid: Punto por punto
Viñegra de Moraña (Ávila)


Punto limpio no es exactamente una expresión sino una combinación de palabras que se usa para un espacio que los ayuntamientos ponen a disposición de los vecinos para que pongan allí los objetos que, por su gran volumen o por su peligrosidad para el medio ambiente, no pueden echarse con la basura normal. Por ejemplo, debemos llevar a los puntos limpios los grandes electrodomésticos, los restos de pintura, los objetos de metal, los aparatos electrónicos, etc.

Claro, con toda esta basura, aunque se llaman puntos limpios, la verdad es que son sitios bastante sucios. Y en este pueblo de la provincia de Ávila (en Castilla-León), como está casi en medio del campo, el contraste entre la palabra limpio y lo que vemos es más grande, ¿verdad?

Y con esto pongo punto final a la entrada de hoy. Pero será realmente punto y seguido, porque continuaremos la próxima semana. 

Aprende español callejeando por Madrid: Punto por punto
Calle de San Germán


¡Hasta pronto!